martes, 31 de julio de 2018

NOCHE DEL CASTILLO: ERA DE EL PÉREZ.





Era de El Pérez, Noche del Castillo, esplendor en el cielo de Sangonera:
Decían los viejos: ¡Cuidao! ¡Qué locura!
Las señoras: ¡Temeridad! ¡No os acerquéis tanto!
Los jóvenes: ¡Qué maravilla!
Las Chicas: ¡Cuántas emociones! ¡Qué bonito!

Años sesenta. Tórrida Noche del Castillo, en este, nuestro querido pueblo de Sangonera La Verde. Lugar: La espaciosa Era de Juan El Pérez. Asistentes: Cientos de vecinos de la localidad, y no menos, venidos de Murcia y sus pueblos. La fama de nuestro histórico Castillo, despierta la curiosidad y buen gusto, de la buena gente de nuestra Murcia, bien recibida, siempre, por la sincera hospitalidad, de esta bendita tierra de nuestros amores.

Noche del Castillo, resplandeciente; sueños vivos en los generosos corazones, gran traca luminosa de más de doscientos metros, lanzamientos coordinados de una amplia gama y espectaculares figuras pirotécnicas, del afamado Sr. Cañete, que iluminaron nuestro cielo, convirtiendo la noche en día, para asombro y alborozo de todos. Una madrugada, inolvidable, única, que acrecentó, si posible fuera, la fama de nuestra Noche del Castillo, en Murcia y su Comarca.


Fuegos y cohetería, lanzados fueron al cielo,
iluminando tu singular, bella y juvenil cara;
descubriendo tus facciones, casi inmaculadas,
aquella dulce nobleza, que tu rostro reflejaba.

Aquel contar las estrellas, desde tus pupilas claras,
que brillaban, cual luceros, cuando me besabas;
Era de El Pérez, hermosa Noche del Castillo,
flores, perfumes, juventud, amores y baladas.

Corazones peregrinos, dulzura, inocencia sana,
niña de ojos rasgados, morena, sangonga de raza;
la de mis noches en vela,hasta nacer la alborada,
protegida de mis ardores, por nuestra Madre amada,
Señora y Reina de Los Ángeles, Patrona inmaculada.

Año 2.018. Noche del Castillo. Sangonera entera. ¡Noche y Día!
Otra madrugada. Tradiciones y costumbres. Se repite la historia.
Siempre habrá quien cante, las glorias de Nuestra Patrona, que
desde el Siglo XVI, protege a su pueblo amado, Reina y Señora,
de generaciones enteras, orgullo eres de España, Murcia...........
Y......¡S A N G O N E R A!

viernes, 27 de julio de 2018

ADIÓS A EL PALMAR, JALÓN GLORIOSO DE SU VIDA SACERDOTAL

La Parroquia principal de Hellín estaba regìda por Don Eduardo Rodriguez, que la deja vacante y causa baja, al incorporarse a la Compañía de Jesús.

Así nos lo relata el propio Padre Rodriguez: "Al tener que realizar mi vocación en la Compañia el Sr. Obispo, Don Miguel de los Santos Dìaz y Gómara, se dignó preguntarme, quién entendía yo, podría sucederme en la Parroquia de Hellín. Le dí el nombre del virtuosísimo D.FORTUNATO, que también él, consideró apropiadísimo , y me encargó que yo mismo se lo propusiese. Al decírselo, en su despacho, pensando que le brinda un honor o ascenso, me dijo que no; que estaba contentísimo en su querido Palmar, y consideraba Hellín demasiado importante para él. Así pensaba humildemente de sí, y así amaba entrañablemente a El Palmar. Pero cuando le dije que le llevaba, no el mandato, pero sí la expresión de la voluntad del Sr. Obispo, enseguida añadió: Siendo así, que no me ofrece un honor para mí, sino la voluntad de mi Prelado, desde este momento, acepto".

Y Dios así le premió su obediencia... A DON FORTUNATO, no le quedaba sino despedirse del pueblo amado:

"¡Fieles todos de El Palmar! Recibid el saludo cordial de despedida que os dirige el que hasta ahora, ha sido vuestro cura. Vuestro, porque para serviros, he vivido entre vosotros; y vuestro, además porque con atenciones y bondades sin cuento, ganasteis mi corazón.

Dios sabe que no miento, cuando lo pongo por testigo del cariño que os tuve siempre en Nuestro Señor Jesucristo. Si ahora tengo que alejarme de vuestro lado, no es la propia voluntad lo que me lleva, sino la mano de Dios, que señala otro sendero que no se puede rehusar, sin traicionar la conciencia.

Al tener, pues, que ausentarme y despedirme de vosotros, no acierto a pronunciar más que la palabra gratitud. Me voy de esta Parroquia, sin haber recibido en ella, ni la más pequeña descortesía, ni aún de parte de aquellos que más separados estaban de la Iglesia, por ideologías políticas o sociales.

Por el contrario, qué grato es recordar la prontitud, la delicadeza y la generosidad con que respondísteis siempre a los llamamientos de vuestro cura, en tantas ocasiones o empresas, que culminaron en la formación de la Junta Parroquial, para sostener el culto, con mayor esplendidez y solemnidad, que cuando se contaba con la subvención del Estado.

¡Que Dios os lo pague y que conste aquí, pública y solemnemente el testimonio de mi gratitud perenne! En mi haber no tengo más que la aparición continua y suprema de mi alma, de ser útil a mis feligreses y hacerme digno de su amistad y del ministerio sagrado que a favor suyo me encomendó.

Si alguna vez, tuve que dar una negativa o causar alguna molestia, no fue jamás impulsado por egoísmos ni rencores, sino por imperativos de la conciencia y el deber.

Aunque lejos, seguiré haciendo míos, vuestros pesares y vuestras alegrías, y con el espìritu y con el afecto, estaré siempre aquí, donde dejo tantas amistades y deudas de gratitud, y donde tengo además, a mi madre muerta, porque así quiso Dios asociar en mi alma, su cariño con vuestro recuerdo.

¡Adios! Vosotros que siempre fuisteis conmigo, indulgentes y generosos, sabréis ahora perdonar esta manera de despedida, porque de hacerlo personal y solemnemente, mis energías físicas no podrían soportar tanta emoción.

¡Adios! Que la bondad divina os proteja siempre, y que la Virgen Inmaculada, vuestra excelsa Patrona, os siga prodigando, sin término, sus bendiciones para aumento de la fe, la honradez, la laboriosidad, la paz y la prosperidad de todos los hijos y de todos los habitantes de este querido Palmar, y muy singularmente de los que, hasta ahora, fuisteis mis buenos y amados feligreses".

Fortunato Arias. 22-IX-1935

El Palmar quedaba como un jalón glorioso de su vida intensamente sacerdotal.


martes, 24 de julio de 2018

BEATO FORTUNATO ARIAS


BEATO FORTUNATO ARIAS - PRIMERA PARTE.

El Municipio de Murcia, nos ofrece un panorama realmente extraordinario, que comprende en su interior, idílicos paisajes, que Se manifiestan en toda su fastuosa belleza. Este es el caso de El Palmar, un enclave que atesora historia y tradiciones murcianas, y que está situado en un lugar realmente privilegiado, entre el monte y la Vega, Sierra y huerta, un verdadero ecotono.

La franja de terreno de la que forma parte, constituye el núcleo histórico más digno de interés de la amplia Vega Murciana. En el Siglo XIV, se incluyó como Villa en el censo de la Corona de Castilla. Residían entonces en este lugar treinta vecinos, que se dedicaban a la ganadería y la agricultura, en una zona que dio en llamarse en el Siglo XVIII, como Lugar de Don Juan.
         
A comienzos del Siglo XX, fue El Palmar, un auténtico emporio de riqueza y de trabajo, debido a la industria floreciente que se asentó en la Villa. Sin embargo, los humos de sus altas chimeneas, jamás impidieron mirar al Cielo, a los católicos palmareños, a lo que contribuyó decisívamente, la estancia en su Parroquia de la Purísima, de un sacerdote excepcional: Don FORTUNATO ARIAS SÁNCHEZ, a quien por su celo pastoral y vida sacerdotal íntegra, se le rodeó de una aureola de santidad y de popularidad, cuya estela, se ha ido transmitiendo de generación en generación, hasta culminar con su celebrada y reciente Beatificación, y su inminente Canonización.

Tal es así, que a la Calle que lleva su nombre, FORTUNATO  ARIAS SÁNCHEZ, no se le ha añadido lo de BEATO, esperando su próxima canonización, para nominar su calle, de manera definitiva.

DON FORTUNATO, toma posesión de la Parroquia de La Purísima de El Palmar, en el mes de Enero del año 1926. El hoy BEATO, irá desde este momento, unido al nombre de El Palmar. Y pasados los años, una aureola de gloria, rodeará la figura Santa del buen Párroco, y será motivo de júbilo para esta Villa. Un sacerdote que con su ejemplar presencia, iba a inflamar la devoción de los fieles, avivando su fe, arraigando en los corazones de los palmareños, la virtud de la CARIDAD, indicándole la observancia de la Ley de Dios, con irresistible fuerza y suavidad. "Sed imitadores míos, como yo soy de Dios".

De padres a hijos, ha trascendido en El Palmar, el sermón de entrada del BEATO FORTUNATO, en el que expuso los deberes del Buen Pastor, su plena confianza en los que, desde ese día, iban a ser sus feligreses; que estaba allí para visitar al enfermo, consolar al afligido, socorrer al pobre y desvalido, administrar los Sacramentos... Y esto, en todo tiempo; de noche y de día, así en los calores del verano, como en el frío invierno.

Que les rogaba que le llamasen cuando les pareciera necesario, sin temor a importunarle, pues tendría a gran dicha, el sacrificar por ellos, el descanso, la salud, y la vida misma. Les dio a entender que pretendía ser padre universal de todos, pobres o ricos, de cualquier ideología política... Prometiendo encomendar a Dios a todos.

"Niños, rogad por mí, ¡Son tan gratas al Cielo vuestras oraciones puras! Rogad por mí, amados jóvenes, pues os llevo grabados en mi corazón. Rogad por mí, padres de familia, pues vengo a compartir con vosotros, el trascendental peso de la educación de vuestros hijos. Rogad por mí, venerables personas mayores, a quienes debemos honrar, respetar y atender, en todo cuanto precisen..."

Pronto se granjeó, DON FORTUNATO, el afecto y admiración de sus feligreses, hasta lograr que una Iglesia tan espaciosa como la de La Purísima de El Palmar, se quedase pequeña. Sonreía el santo sacerdote a la vida, al jardín del mundo, porque el buen cristiano ve a Dios en todas las cosas, y a todas las cosas en Dios. De este modo, sonriendo, manifestaba su amor. Y era tan cordial su sonrisa, tan sincera, que como arma de divino apostolado le servía. Decía de él, DON JOSÉ LUJÁN: "Lo extraordinario de aquel santo sacerdote era su sonrisa, que daba un tono tal a su persona, que, sin poderlo remediar, al mirarle, veías en él, al mismo Cristo..."

Siempre come acompañado... Después se retira a descansar, por imposición del Doctor Espinosa. Pasados diez minutos, abre la ventana del dormitorio. Son las 15 horas menos cinco minutos, y tiene que llegar a coger el coche de línea de su buen amigo, Fulgencio El Rayo. "Adiós, Quica. Me voy a Murcia. No quiero que El Rayo me regañe. Si viene alguien, ya sabes que a las cuatro y veinte, estaré de vuelta". La Quica, se queda pensando: "Si este cura es un relámpago..."

A la hora señalada, se le ve llegar, con su manteo envolviendo infinidad de paquetes y cajas, con una sonrisa, con paso largo y apresurado. Sobre la mesa deja caer, cuantas baratijas y juguetes, trae para los niños de la Catequesis.
         
Y es que DON FORTUNATO, tuvo la inteligencia hecha de luz humana y claridad divina; de fuego y pureza, el corazón; de transparente sencillez, su conciencia; y de acero, la firmeza de su voluntad. Andaluz, por su origen y por su jovialidad. Para él, la belleza de la vida, cristianamente arrastrada, vale la pena vivirla. Donde él habita, la tristeza se marcha. Convertía su alegría en moneda conquistadora de reinos celestiales. Hizo suyo el lema de San Pablo: "Hecho todo para todos, para salvarlos a todos".

La inquietud evangélica del Reino de Dios, que estremece y quema, que crece y fermenta, que empuja y levanta, fue el nervio espinal de su existencia ministerial.

Mientras DON FORTUNATO estuvo en El Palmar, las puertas de la casa rectoral, siempre abiertas. Día y noche, para recibir a cualquier feligrés o visitante. Él tomaba el dolor de los hombres entre sus manos, para llevarlo al corazón de Dios. Hontanar profundo el de su alma para la gracia. Siempre sacerdote. Austero y humilde en extremo vivió en absoluta pobreza. Buen servidor del Ministerio parroquial, pasó los nueve años de su fructífera estancia, en su tan querido pueblo de El Palmar, en permanente e incansable actividad. Predicador incesante de la CARIDAD, buscó la pacificación de los odios y el acercamiento a los más apartados de la Iglesia.

DON FORTUNATO era hombre de grandes ideales, de convicciones firmes sobre su conciencia, responsabilidad y deber, de amor sincero a su pueblo de El Palmar. Pero... Jesús le preparaba, el modo en que había de glorificar a Dios. Y el Espíritu le empujó... ¡al lugar de su martirio!

domingo, 15 de julio de 2018

REINA Y SEÑORA DE SANGONERA




               

                                                                                             
REINA Y SEÑORA

La Reina de los Angeles y Sangonera. Emotivo recuerdo para aquellos franciscanos, que venidos de Italia, misionaron este lugar, donde construyeron una pequeña Ermita que dedicaron a la Reina de Los Angeles, a semejanza de la que siglos antes, había inaugurado San Francisco de Asís (Porciúncula), donde se le apareció la Señora, rodeada de Angeles, y donde fundó la Orden de los franciscanos. 

Corria el año 1209. Tras dedicarla a Santa María de Los Angeles, obtuvo del mismo Jesucristo, la indulgencia conocida como "El Perdón de Asís, o, Indulgencia de la Porciúncula, la cual le fue aprobada por el entonces Papa Honorio III. Antes de morir, mandó a los frailes de su Orden que se extendieran por todo el mundo. 22 meses después de su muerte, la Santa Madre Iglesia lo declaró Santo. Así nació la Orden franciscana. 

La Reina de Los Angeles y Sangonera. Dos realidades unidas a través de los siglos. Esta es la gran verdad. Y aquí estamos, años después, para sostenerla, defenderla y proclamarla. Porque somos conscientes, que al defender la vinculación de Sangonera con su Patrona, estamos sosteniendo, proclamando y confirmando, lo mejor de las esencias de nuestro pueblo: Nuestra Patrona ¡Nuestra Reina de Los Angeles. 

Reina de Los Angeles
Déjame que te respire
que contigo me asombre
Si tire por donde tire
Siempre aparece tu nombre
Porque si todo en tí es grande
Es porque todo eres tú
Y tú, eres más tú que nadie.  

Invito a la buena gente del pueblo que visite nuestra Iglesia Parroquial y mire con atención a nuestra Reina en su camerin. Confieso que cuando miro a nuestra Patrona, me quedo maravillado. Considero que no existe otra imágen de tal plasticidad, en que se nos muestre tan claramente, la labor de Medianera, que María ejerce, entre Dios y su pueblo. 

Se nos representa a Nuestra Patrona, rodeada de ángeles, con El Niño Jesús en sus brazos, ofreciéndose a San Francisco de Asís, y con él, a todo el pueblo de Sangonera La Verde. ¡Que escena tan emotiva y estraordinária! La visita, si se hace, en tiempo y forma, tiene consigo la Indulgencia de la Porciúncula. 

La Reina de los Ángeles
no es obra humana
bajó de los Cielos
Un dos de Agosto
con ángeles, el Niño, San Francisco
bien cumplida la mañana. 
Reina de los Ángeles
en Sangonera venerada
cuando tengo que nombrarte
me faltan las palabras
Te iba a decir, primavera
te iba a decir, madrugada
noche, pensaba decirte, en noche de Agosto, estrellada
Te iba a decir, luz divina
por tu gente coronada
así pensaba decirte, Lucero de la mañana
que no se puede aguantar,
ese resplandor de tu cara. 

Desde mi más profundo aprecio y respeto a toda la gente de esta bendita tierra nuestra. Siempre os llevo conmigo. FELICES FIESTAS

FRANCISCO JIMENEZ
CRONISTA OFICIAL DE SANGONERA Y EL PALMAR

miércoles, 23 de mayo de 2018

GRAN FIESTA DE GRADUACION

Ayer, dia 22 de Mayo del año 2.018, tuvo lugar en el Auditorio de los "Sueños", con lleno hasta la bandera, uno de esos acontecimientos que quedará marcado en la memoria de esa Gran Familia, que conforman alumnas y alumnos, madres, padres, Directora, profesoras, profesores, gente colaboradora, antiguos alumnas y alumnos, familiares... Todas y todos, tuvimos el privilegio de ser testigos presenciales, del ceremonial de la Graduación de Secundaria, de la 22 Promoción de alumnas y alumnos del Centro Ntra.Sra. de los Angeles.

ELLAS Y ELLOS, fueron los auténticos protagonistas del acto, que discurrió, de manera brillante, alegre, lágrimas de sincera emoción, vítores enfervorecidos y espontáneos. A través de las imágenes, a la par de una música especialmente adaptada a su particular gusto, se nos mostró, la evolución personalizada, desde su niñez hasta la actual primavera de sus vidas.

A renglón seguido, dieron vida a un programa televisivo muy actual y popular, en donde hicieron las delicias de los allí presentes; sorprendiendo sus dotes de actores, actuando con naturalidad, desparpajo y siguiendo el ritmo del Profe José Antonio, y la perfecta dirección del Profe y Guionista, Paco Jiménez.

En este preciso momento, recordé aquellas Obras de Teatro, promovidas por nuestro Colegio, que marcaron la Edad de Oro del Teatro en nuestro pueblo, y facilitaron que nuestros alumnos disfrutarán de sus libros de texto de manera gratuita. Epoca inolvidable, alumnos y alumnas ejemplares, altruistas, que dándose a los demás, entendieron perfectamente, que su Colegio, sólo tenía una razón de ser, un fundamento institucional y que su Colegio estaba unido a sus familias y a su pueblo, como la uña a la carne.

Colegio, que ha llegado a poner en grave riesgo su propia existencia, para cumplir una promesa que hice, a las muy numerosas familias, que han ido incorporándose desde su fundación: "Si Dios, me da vida, conseguiré que este Colegio, se convierta en un Centro Completo, en el que los alumnos, ingresen con 3 años y terminen su Bachillerato, en el propio Colegio, y además, GRATUITO". ¿Se imaginan? ¿Un chavalin, que conoce y es reconocido por docentes que va a tener en Bachillerato?. Es la mejor manera de cambiar el fracaso escolar por el éxito de alumnos y alumnas. La F.P. ya la tuvimos hace años. Hoy, nuestra pretensión es: Infantil, Primaria, Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional. Todo Concertado y gratuito. Renovacion de instalaciones, con Sistema Societario que engrandezca un Centro Completo y único en la Comarca.

Un Colegio, que desde la humildad, con la ayuda de muchos, nació por mi iniciativa personal. No ha sido un Centro Privado como los demás, ni un Centro Público, como los demás. Siempre ha funcionado, como un Colegio humilde pero, nacido por y para las familias, para ese pueblo modesto pero noble, para esas familias que merecen, mucho más que reciben. Mis abuelos y mis padres me enseñaron, que no hay nada mas grande ni mas digno que luchar por los tuyos. Y yo, reconozco como mi gente, a esas familias, que son gente y son pueblo... mi pueblo... nuestra gente, la mia y la de todos... a las que les debo todo. Olvido los agravios, por mucho daño que hayan causado. Quizás no se enteraron, que el daño no me lo causaron a mi, sino a muchas familias de Nuestro pueblo.

La edad y mi heredada tolerancia y poca inclinación a venganzas ni nada que se le parezca... Decia mi abuelo Papá Chico, en la puerta de su casa, en la Calle de la Albarda, a lo que añadía un viejo, pero aleccionador refrán: "Consejo es de sabios, perdonar injurias y olvidar agravios".

Insistir en la celebración de la gran y exitosa FIESTA de GRADUACIÓN de nuestras alumnas y alumnos. Una tarde-noche, que a lo dicho con anterioridad, he de resaltar algo, que desde luego, me impresionó. La interrelación de amistad, respeto, valores, ausencia de complejos, naturalidad, autoridad aceptada, sin respingo, sinceridad... entre alumnas/os, y Profesoras/es, Directora, esa coordinación, esas miradas plenas de nobleza y lealtad, esa empatía, ese vínculo, es lo que inspira, orienta y culmina, con lo que podemos calificar, con una sola frase: LA VOCACIÓN Y LA ENTREGA ES A LA EDUCACIÓN, LO QUE EL SOL Y EL AGUA A LA VIDA.

Y a las familias de los Graduados y Graduadas, mi felicitación más sentida. Contad con nuestro agradecimiento, por haber confiado al Centro, lo que más amais en vuestra vidas. Agradecido y orgullosos por tal honor. Vuestros hijas/os, van a afrontar la construcción del edificio de sus vidas. Contad con el Centro, siempre a vuestra entera disposición.
              
Enhorabuena, Directora, por tu dedicación y entrega sin límites. Enhorabuena, Profesoras y Profesores. Echadle bemoles. No hay profesión más hermosa y trascendental como la Enseñanza. Os quiero a todos/as: Toñi, Piedad, Chon, Luis, José Antonio, Tere, María José, Maria del Mar... Perdonad si cierro la lista, pero no olvido a ninguno. Y termino con mi Paco, grande entre los grandes. Y Encarna, es punto y aparte. Y sin Juanfra, qué sería de nosotros.

La verdad es,que me siento feliz y agradecido, a todo el Profesorado, Limpiadoras... A todos, a todas, Gracias y mucha suerte en esta nueva andadura.

Francisco Jiménez Pérez

           

A propósito del DÍA INTERNACIONAL DE LA FAMILIA



El pasado día 15 de Mayo, se ha celebrado el Día Internacional de la Familia. Su lema: "Igualdad de género y derecho de los niños y las niñas en las familias de hoy". 

No me sorprende el nulo tratamiento que determinados medios informativos han dispensado a tan grande efemérides: ¡El día de la familia!.

Debemos dar la importancia que tiene, despertar nuestra sensibilidad, reflexionar sobre el actual aspecto de nuestras costumbres, tan decisiva para la buena, la correcta, educación de los niños y la juventud. 

En esa edad, en que el alma refleja todos los colores, todas las escenas; donde se graba lo bueno y lo malo, lo  rosado y lo negro... En esas edades de encantos y de sueños tranquilos... ¡Cuánta responsabilidad ha de pesar, sobre los que consienten que se impriman, en el alma inocente de la niñez, la perversión, la inmoralidad y la obscenidad, que les viene de la visión y audición, de determinadas cadenas de radio y televisión, en horarios de audiencia infantil!.

El 22 de Mayo a las 14 horas, se permitía la difusión de las palabras de un señor, que dice ser actor, blasfemando, lanzando infamias y todo tipo de insultos, en una televisión nacional, sin que la dirección del programa tuviera la intención ni el decoro de frenar tal afrenta, ni pensara al menos en la protección al menor. 

Estos medios informativos, atentan hora tras hora, día tras día, sin piedad, atentan digo, contra ese apacible cuadro de la mañana de la vida, intentando evitar el resplandor de su inocencia.

Considero gravísima y, no me duelen prendas en denunciar, la perversa filosofía moral de esos medios, presentadores y tertulianos incluidos, eso sí, a cambio de un buen puñado de lentejas... lentejas de oro, claro. 

Pero desde la altura de su pedestal, desde su malsana soberbia, desde el poder que da su déficit de principios y superávit de riqueza y opulencia... son incapaces, por inmorales, de reconocer lo que significa España y los españoles, y lo más importante: Que la historia y la vida van tan unidas como la uña a la carne. 

El mundo al que nos inducen, parece pretender acabar con la familia tradicional española, socavando sus históricos cimientos, tratando de corromper su corazón, y acabar con sus señas de identidad.

Sedientos de audiencia, beben en las entrañas de las familias. Su audiencia les da el poder, la fama, y lo que es más importante para estos "bellos" farsantes: la riqueza, la opulencia. No respetan horarios, honor, presunción de inocencia, y se les ponen los bellos de punta, cuando alguien les recuerda las palabras del clásico: "El honor y la fama es patrimonio del alma. Y el alma sólo es de Dios".

FRANCISCO JIMÉNEZ PÉREZ
CRONISTA OFICIAL DE EL PALMAR Y SANGONERA LA VERDE

domingo, 6 de mayo de 2018

SANTA CRUZ DE MAYO

       

Ha sido para mí, la de hoy, una mañana de flores. Sentado en rústico banco, donde mi cuerpo recibía, voluptuoso, las tibias caricias de un airecillo estival; cálido aliento que forjaba en mi imaginación, deseos e imágenes que, rápidamente, se esfumaban ante mis entornados y alérgicos ojos.       

Los pájaros canturreaban, ocultos entre las protectoras frondas de los árboles, mientras que unos niños, se divertían jugueteando de aquí para allá. Rumores de risas y conversación alegre, susurrante, me hacen fijar la atención, en una pareja que, sentados ella y él, en uno de los bancos cercanos, charlan amorosamente de sus cosas.

Sonriendo contemplo estas flores del amor, de la esperanza y el deseo, prudentemente contenido. En el ambiente flotan suaves y deleitosas fragancias, que me sumen en una plácida embriaguez. Entorno los ojos, para abstraerme de todo e inicio un sueño: De los macizos de flores, aparece peregrina imagen que me evoca recuerdos, de aquella primitiva y Santa Cruz; de aquellas pocas pero entrañables casas que conformaban este bendito Barrio de El Palmeral, de nombres de personas y lugares de Leyenda: La tía Rita, el ventorrillo del Tío Gato, verdadero punto neurálgico, donde por  mor de su popularidad, se citaban vecinos y vecinas; gente de la Torre de Guil, entonces un verdadero emporio de riqueza, donde se empleaba una gran parte de la población de Sangonera y alrededores. También acudían familias de Las Casas Altas y de Sangonera, El Palmar, Cuevas del Norte...

Fiesta de la Santa Cruz de Mayo, en donde tras la ceremonia religiosa, se bebía, se comía y se bailaba, hasta el agotamiento físico, y se disfrutaba con el baile de una genial danzarina y bailaora: La Tía Anica, que actuaba donde el Tío Gato.
               
Recuerdos de un pasado que el tiempo se llevó; fotogramas, que cuando abro los ojos, casi se desvanecen... Nostalgia de aquellas mujeres, de aquellos hombres, de aquella Cruz de Mayo... grabada para siempre en mi corazón.

Sumido en mis pensamientos, despierto, limpiando mis mojadas gafas, veo que la muchachita morena que con su novio estuvo sentada, se aparta ruborosa del galán, que rodea cariñosamente, con el brazo su cintura, fija en mí el brillo de sus ojos negros y rasgados, y acompañada del joven, me dice: "D. Francisco, es Ud, qué bien le veo"... Charla entrañable y breve con la feliz pareja. Y tras aspirar con deleite, el puro olor del ambiente primaveral, encamino mis pasos hacia mi coche aparcado, pensando en la hora justa, empleada en dar rienda suelta a las soledades de mis nostálgicos pensamientos, y en las flores de la vida y el amor contemplados.

Y es que, sólo en el Cielo roto de ilusiones, palpitan las estrellas del recuerdo, mecidas por la brisa de la ausencia, que arroba, sin cesar, los sentimientos. Pensamientos y sentimientos, que afloran, por mor de:

LA SANTA CRUZ DE MAYO


FRANCISCO JIMÉNEZ - CRONISTA



martes, 1 de mayo de 2018

ORGULLO DE ESPAÑA ENTERA

Tu recuerdo, no importa lugar o tiempo, a mi lado, 
pueblecito de Sangonera la Verde, tan venerado;
siempre te llevé conmigo, amante enfermo de ti,
orgulloso de tu gente, de mi gente, con la que conviví.

De ti, en el despertar de mi niñez, escuché de su voz,
tono entrañable, de mi maestro, Don Juan Olivares;
tan sabias sus palabras, tan elocuente su pasión,
que grabadas, para siempre, quedaron en mi corazón.

Fueron tantas cosas buenas, las que me transmitió,
que, hoy quiero, aunque me pongan cadenas,
proclamar a los cuatro vientos, sangre de mis venas,
pueblo de mi alma, retazo de aquel maestro, que tanto te amó.

Por ello estoy murmurando, en verdad tan pura,
que me debo ir acercando, y en mi blog anotando,
tan bellos pensamientos, y de tan preciada hermosura.

Qué orgullo, pueblo mío, debes tener,
como cualquiera tendría;
pueblo de tanto que ver, como tu sangonereña mujer,
plena de belleza, inteligencia y simpatía.

Sí, esa tu mujer, de cara morena y sabia,
mujer agarena, poco delicada, que la sangre quema,
sólo con su especial y limpia mirada.

Cuanto tienes encerrado, tierra de mis entretelas,
debiera ser triplicado, para alabarte desde cualquier lado.

¡Olé, Reina de los Ángeles! ¡Olé, pueblo de Sangonera!
¡Olé, nuestra tierra, flor y canela!
¡Olé, tus mujeres y gentes! ¡Orgullo eres de España entera!

domingo, 8 de abril de 2018

ENSEÑAR : ENTREGA,AMOR Y CORAZON




Tuvo que ser en Día de Primavera,
Fiesta tan murciana y señalada;
Cuando apenas despunta el alba,
Una ligera brisa se une a la fatal mañana.

En el Cielo, un Ángel, de alegría lloraba,
La muerte de una gran Maestra, Fina;
Doña Josefina, por generaciones amada,
Una docente singular, paladín de la Enseñanza.

Tuvo que ser en Murcia, tu Murcia adorada,
Lunes de Pascua, años por tí celebrada;
Triste email, Gregorio, tu tristeza reflejaba,
La muerte de una excepcional mujer, inesperada.

Su ejemplo de vida, dignifica la Profesión,
Su lema: Enseñar con entrega, amor y corazón;
Qué pena, cuán triste, aciaga y fatal jornada,
Fina, confidente y amiga, por siempre añorada.

No existe ya, la antorcha de tu ejemplar vida,
Se apagó, para siempre, en este suelo;
Donde tan querida fuiste, Fina, Doña Josefina,
Para la gente ofreciste, alegría y consuelo.

Y es que, el Bando de la Huerta, se trasladó al Cielo,
En donde , un ángel, llanto y alegría mostraba,
Por recibir a Fina, ejemplar Maestra, amiga amada.

El Colegio, nuestra gente toda, tu tan querida familia,
Murcia, tu tan amada Sangonera, generaciones enteras,
... Sabemos el Cielo de fiesta, celebrando tu llegada;
Acomodándote un sitio en la Gloria, querida Josefina,    
Maestra, nuestra Fina, compañera, fiel amiga del alma!
                                   

jueves, 29 de marzo de 2018

¡TANTO QUE ME QUERÍAS!


En Sangonera La Verde, nacimos,
Lo tuvimos a honor y gala,
Plaza Mayor, balcones y fachada;
Corral con acceso a la acequia,
Por donde discurría, sinuosa, sin cesar;

Limpia, como los chorros del oro,
Espejo donde moraba el mismo cielo,
Cañas, Sol, aire, ranas, pájaros y calma;
Bello y señorial, cristal de agua,
Sentados en los márgenes de grama,
Escuchamos al ruiseñor, en lo alto de la rama;
Qué quietud, Dios mío, mañanas de azahar,
Vitaminas eran, vitaminas para el alma.

Paquita, hermana mía: Cuánto te quería!
Cuantas horas me regalabas, al día!
Te hará bien, corregir tu caligrafía, Paquito;
Y una y otra vez, esta muestra repetías:

" Sangonera, mi pueblo querido"

No perdías ocasión, de motivar y despertar en mí,
El amor, a nuestras bacheadas calles, a nuestra
Buena gente, todos a una, como Fuente Ovejuna.
Un pueblo........ y a lo largo y ancho, una Familia.

En esta Sangonera amada, por aquella senda Florida,
Dieciséis años cumplía, limpia nobleza de alma,
Siempre, a flor de piel, una sonrisa, como la más guapa,
En tierra de mujeres bellas, todo el mundo reconocía.

Flores, recoge a su paso, flores que a ella envidian;
Pues son más bellas que todas, las flores de sus mejillas.
Primavera en tu alma, verano en tu corazón,
Me enseñaste tantas cosas! Bailes, canciones, poesías..
Paquita, hermana, tú, que tanto me querías....

"Que salga a bailar, la gente de este Lugar,
La Raspa con su son, será vuestra diversión...
De frente, se dan tres, y luego tres de costao,
De frente, otra vez, y tres más del otro lao"

Flores, recogía a su paso, flores que a ella envidian;
Pues más bellas son, las flores de sus mejillas.
A los diecisiete años, una cruel y larga enfermedad,
Nos la arrebató y separó de nuestras vidas...

Mal respondí a tus desvelos..¡Tanto que me querías!
Antes de irte, rogué a Dios, que te acortara la vida..
Yo, que por ti, hubiera dado, a mis 7 años, la mía!

Nunca soporté las lágrimas, que al salir de tu habitación,
Nuestra madre querida, con el corazón destrozado,
A escondidas, y en cualquier rincón de casa, noche y día,
Sin esperanza e inconsolable tristeza, sola, vertía.

Sí, Paquita, Sí,  ¡Tanto que te quería! ¡Tanto que me querías!


FRANCISCO JIMÉNEZ, CRONISTA.